Accesaniga

Pedido presupuesto

Pedido presupuesto

0 productos seleccionados
 Registrate
 Modífica tu Cuenta
 Recuperar Password
 Área reservada
 Buscar en el sitio

Accesaniga Contacto Novedades Manuales Links Mapa del sitio

› Catálogo completo › Aberturas Oblak › Accesorios de baño › Amoblamientos Johnson › Artefactos para el hogar › Bañeras, receptáculos › Box de duchas/cabinas y mamparas › Cerámicos y Porcellanatos › Espejos › Griferías › Hidromasajes y Columnas de ducha › Ladrillos de vidrio › Materiales para instalaciones › Mesadas - bachas - piletas › Piletas de natación - Productos › Sanitarios / Loza › Saunas › Tecno Brick › Tejas › Vanitorys
Valid CSS! Valid HTML 4.01!
Jaxolotl Design
Developed by: Jaxolotl Design

Powered by: Kite Box CMS

Institucional| ¿ Dónde estamos ?| Publicaciones

Johnson placards y vestidores

Accesaniga: Inicio » Publicaciones » Johnson placards y vestidores


back Publicaciones

Johnson placards y vestidores


Placares y vestidores

Los lugares destinados al guardado de prendas han ido cambiando con el correr del tiempo, teniendo como presencia inicial el tradicional ropero de nuestros abuelos, mueble pensado para ser colocado en cualquier lugar de la habitación, sin depender más que de una pared que le diera respaldo. Su estética robusta, sus patas torneadas y sus sólidos herrajes de bronce, (un verdadero patrimonio familiar) respondían al concepto del llamado "juego de dormitorio" del que era parte integrante. Normalmente sólo se colgaban prendas en el, ya que la ropa doblada y de tamaño pequeño se guardaba en una "cómoda" o cajonera exenta, con la que se integraba en términos de estilo.

Posteriormente, la progresiva reducción del tamaño de los dormitorios y, paralelamente, la aparición de espacios destinados exclusivamente al guardado de ropa, determinó la unión de estos dos tradicionales muebles, en la aparición de los actuales "placares" y "vestidores" (una versión local de los "walking closet" americanos).

Estos últimos cuyo uso se ha promovido, en especial en consumidores de cierto perfil, son espacios contiguos al dormitorio, perfectamente delimitados y estancos, con una sola puerta de acceso a un recinto que se presenta contorneado con placares abiertos. Asimismo cuenta con un espacio central, para que el usuario pueda elegir y probarse la prenda de su agrado. Si las medidas del ambiente lo permiten, una isla de baja altura, armada con cajones para guardar zapatos permite sentarse y manejarse con mayor comodidad e intimidad.

En general, (y respondiendo a una idea conceptual de "experiencia al enfrentar las prendas") los espacios de guardado en vestidores no tienen puertas, facilitando de esta forma la rápida visualización de su contenido. Para uso individual, para una pareja, para niños, cada usuario en funcion a su tipo de vida y estilo de vestimenta privilegia algunas funciones por sobre las otras, demandando soluciones personalizadas que le aseguren el confort funcional y visual, junto con el orden de su ropa.

Para ello la industria ha generado un sin numero de posibilidades de usos y prestaciones internas, con la flexibilidad y versatilidad necesarias para poder satisfacer de forma adecuada las necesidades de cada usuario. La organización interna debe permitir tanto el guardado de ropa, zapatos, prendas intimas, etc, como la posibilidad de albergar y conservar otros elementos de valor emocional y afectivo (recuerdos), como pasaba con el viejo "ropero" ya mencionado. Lo mismo sucede con las cajoneras que, si bien son de uso frecuente y están presentes en casi la totalidad de los placares, la cantidad y tipos de cajones a disponer, dependerá de los hábitos de uso del cliente.

Los interiores de placares poseen dos formatos bien diferenciados; los que se toman del nicho formado para este fin (que en gral esta pintado o empapelado) y los que, prescindiendo de este nicho, conforman módulos completos, perfectamente escuadrados, con o sin fondo. En la primera variante existe una gran economia de piezas, favoreciendo una mejora en los costos. En el segundo caso, al ser gabinetes que poseen piso, laterales y techo, junto a la solución estética se promueve un mejor cuidado de las prendas ya que se evitan de esta forma los roces con superficies de las paredes.

Respecto a los acabados para interiores, la melamina ocupa el primer lugar sobre las maderas lustradas, por su bajo costo y alto rendimiento en el tiempo. Los colores oscuros de veta madera como son el cerezo, wengue y nogal llevan la delantera en cuanto a tendencia de color y para placares juveniles los colores blancos.

Cuando se trata de un placard con puertas, habitualmente el cliente posee mayor expectativa a la hora de invertir en los sistemas de cierre que visten el espacio en el cual se encuentran, que en el armado del interior, en donde se suele privilegiar la sencillez y la simplicidad. Las puertas corredizas llevan la delantera por su economía de espacio y practicidad de uso.

Los sistemas de guías de aluminio con carros de muy buena perfomance de deslizamiento, lideran el mercado, que se complementa con una gran profusión de materiales para las hojas de las puertas. Así, el vidrio esmerilado y el espejo (se recomienda que sean productos de seguridad para una mayor duracion y tranquilidad de los usuarios finales), se integran a las melaminas de diferentes colores, permitiendo puertas de un solo acabado o combinaciones entre materiales.

La línea de placares JOHNSON, cuenta con los dos tipos mencionados de interior de placard (serie Nova y Clasicc respectivamente) que, al guardar independencia estructural de las puertas corredizas, disponibles en ocho diseños diferentes, permiten múltiples combinaciones destinadas a lograr una solución personalizada a los deseos de cada cliente.

Las puertas de abrir han ido perdiendo protagonismo en el placard moderno y actual aunque en algunos mercados y para algunos usos específicos se sigan empleando.

JOHNSON posee, asimismo, una tercera línea denominada Elite cuyo elementos distintivo es un sofisticado sistema de puertas colgantes con deslizamiento superior, lo que permite medidas de hojas de grandes dimensiones, acompañando la tendencia en diseño europeo de predominio de las líneas horizontales y netas. A diferencia de los sistemas corredizos, en los que la puerta de gravita sobre su rodamiento inferior, en el sistema Elite la puerta cuelga de unos sofisticados dispositivos, generando un uso ligero y silencioso, realmente insuperable, con una sensación de peso mínimo para el usuario que las acciona.

Por ser de montaje independiente a su entorno arquitectónico, este sistema no necesita nicho construido y modifica sustancialmente la concepción de placard embutido a otra de placard exento, lo que sin duda reporta en una mayor libertad en el diseño de los espacios. Ello demanda, a su vez, la progresiva adaptación de las arquitecturas, muy acostumbradas todavía a realizar siempre el nicho de material para colocar adentro el interior y cerrarlo con el frente corredizo.